Proceso General de Planificación de Sitios

Ahora que usted ya tiene una mejor comprensión de lo que es la planificación de sitios, de algunas razones por qué es importante la planificación de sitios y quién en la planificación de sitios, vamos a dar un vistazo a los pasos que corresponde seguir en el proceso general que nos ocupa.

Defina el problema. Participan el cliente, el desarrollador, los reguladores y los residentes, para determinar que es lo que quieren construir. Lo más seguro es que el cliente ya tendrá algunos elementos que están definidos, tales como el número de unidades o el tipo de vivienda y otros elementos que necesitan estar mejor definidos, tales como la cantidad de espacio libre y la red de caminos que quiere usar. Estos elementos son frecuentemente llamados "el programa" para el sitio, que puede ser analizado mediante un proceso conocido como visualización para crearse una idea de lo que el cliente quiere llegar a lograr. (El proceso de visualización se discute en la Sección 1.5).

Recopile la información pertinente. Para empezar el proceso del diseño, el planificador debe recopilar la información necesaria acerca de los sistemas naturales y culturales que tienen alguna conexión con el sitio. Esto normalmente incluye mapas, reportes, fotografías aéreas, documentos de planificación—cualquier cosa que pueda tener información acerca de un sitio o que pueda tener un impacto en el mismo. Frecuentemente los profesionales técnicos han sido entrenados para saber qué información necesita ser recopilada. Por eso es importante que participen en esta tarea. Esta es la primera etapa para entender las características del sitio.

Documente, analice y entienda el contexto del sitio. La recopilación de la información le da al planificador, a los profesionales técnicos y al cliente una idea inicial de la naturaleza del sitio, tal como el tamaño, la localidad, la estabilidad del suelo, qué usos se le pueden dar en vista de los vecinos y las regulaciones de la planificación y del propietario. El próximo paso es caminar por todo el sitio para entender la información del contexto en el lugar y para la información que pueda estar errónea o que falte en el mapa. Los mapas son buenas fuentes de información, pero para poder tomar una decisión informada acerca de si un lugar es propicio para un desarrollo, lo mejor es verlo. Al caminar alrededor de un sitio potencial para un desarrollo, uno puede ver inmediatamente las restricciones (ejemplo, una pendiente muy empinada) y las oportunidades (ejemplo, una buena fuente de agua limpia) que no esté muy clara en un mapa o que se le haya hecho una representación equivocada. Esto demuestra las realidades que se deben confrontar durante la planificación, el diseño y la construcción. Quien quiera que haga la caminata, se le recomienda anotar en un cuaderno de apuntes todo lo que ve.

Sintetice las restricciones y las oportunidades. El contexto y la información de un sitio dará como resultado el entendimiento de las restricciones y las oportunidades de un sitio específico y el contexto de sus alrededores. Un profesional técnico creará un mapa base mostrando todas las condiciones existentes en el sitio. El planificador y el cliente pueden tomar entonces una decisión informada acerca de que construir en ese sitio y, si deciden construir, qué es lo que tienen que tomar en consideración. Según Brandes, "Un sitio difícil es cuando el programa de desarrollo no se ha hecho a la medida física (humana) o a las condiciones naturales del sitio."

Desarrolle planes de concepto y planes funcionales. Después de que se han conocido las limitaciones y las oportunidades y se ha tomado la decisión de seguir adelante con el proyecto, el desarrollador y los profesionales técnicos pueden empezar el proceso de planificación. [A continuación está un concepto generalizado del proceso de planificación — su comunidad puede tener un proceso de planificación que difiere de éste.] Primero ellos verán como pueden conectar los objetivos que se deben reunir con las realidades del sitio por medio del desarrollo de un plan de concepto. El plan del concepto es muy general, usando formas abstractas para demostrar las relaciones básicas entre los diferentes usos. La información del cliente, los reguladores y los residentes pueden ayudar a asegurarse que se desarrolle un plan del concepto aceptable. Siguiendo el concepto del plan, el desarrollador y los profesionales técnicos empiezan entonces a desarrollar un plan funcional, determinando en términos más precisos que es lo que se intenta hacer en un sitio específico: estructuras, número de estructuras, red de caminos espacio libre y cómo usarán el espacio los residentes. Al igual que con el plan del concepto, los reguladores también deberían revisar el plan funcional para asegurarse que el plan tal como está reúne las normas básicas, los códigos y las regulaciones para un desarrollo local. Se sugiere que se desarrollen planes funcionales alternativos, para ver como al cambiar ciertos factores, tales como la red de caminos afecta el diseño y la función del sitio.

Cree un plan final y un esquema. El proceso del desarrollo de planes funcionales alternativos lleva a la selección de una alternativa preferida — uno le permita construir fuera del programa, que trabaje con el carácter del sitio y sus sistemas naturales y que cumpla las normas y regulaciones. Este proceso puede incluir la negociación, reuniones públicas u otros mecanismos para seleccionar el diseño óptimo que reúna los objetivos del programa y del proyecto en general. Es importante que a través de este proceso se mantenga a mano la información aprendida durante la faceta de análisis del sitio. Esta información servirá para las decisiones a tomar durante las negociaciones. Una vez que una alternativa preferida ha sido escogida y ha sido acordada, el desarrollador y los profesionales técnicos refinan el plan funcional y hacen un bosquejo del plan. Esto consiste de un diseño detallado del sitio, mostrando localidades específicas de los hogares, localidades de las carreteras, linderos de los lotes, áreas protegidas para espacio libre y la planificación y futura localización de las instalaciones públicas tales como escuelas e iglesias.

Ejecute el plan final. Después de que el bosquejo del plan ha sido creado, el desarrollador y los profesionales técnicos podrán dirigirse a los asuntos que necesitan llevarse a cabo para poder hacer el plan una realidad. En colaboración con el cliente, el desarrollador crea un presupuesto del proyecto, estimando cuanto se gastará en el programa del proyecto, para monitorear el progreso de las actividades de la construcción. Los profesionales técnicos desarrollarán planos de ingeniería de la construcción para el trazado de las calles y las estructuras, un plano de cortes y niveles con los puntos de elevación, un plan paisajístico del sitio, un plan de control de erosión, un trazado de redes y carreteras y un perfil de los servicios, un plan de siembra para la vegetación, planos y secciones para detalles del sitio, dibujos arquitectónicos para la construcción de viviendas y las indicaciones técnicas del desarrollo del sitio, esta última para asegurar que el proyecto se complete de acuerdo al plan general.

Una lista de revisión del plan del sitio puede ser utilizada para asegurarse de que todo lo que se necesitaba hacer fue tomado en consideración. El desarrollador también necesita trabajar con el cliente para preparar cualquier documentación requerida por los reguladores, así como los permisos necesarios. Si el proyecto se va a completar en facetas, el planificador necesitará tener indicaciones específicas y un itinerario para completar cada faceta.

Finalmente, si el planificador no está encargado de la construcción, el cliente necesitará hacer contratos con la gente o la compañía que la va a hacer.

Supervisando el proceso de construcción. Una vez que el desarrollador, los profesionales técnicos y el cliente han completado toda la documentación del proyecto, los dibujos de ingeniería y todo el papeleo necesario, el desarrollador puede pasar a monitorear el proceso de construcción. Esto involucra el caminar en el sitio periódicamente para ayudar a asegurar que la construcción será terminada tiempo y de acuerdo a las especificaciones. Se hace énfasis en cuanto a que el cliente y el constructor tengan control de la calidad, contando con la ayuda de los profesionales técnicos y de esa manera participan n los futuros residentes en la supervisión del área donde se edificarán las viviendas.

Es importante saber que el proceso de planificación de sitios puede requerir frecuentemente el regresar a los pasos previos y ver la información de una forma completamente nueva. Uno también puede empezar en un punto diferente, tal como identificar un sitio antes de un programa de desarrollo. Usted verá que el manual está organizado de esa forma, para enfatizar la selección del sitio y los aspectos de análisis de la planificación del lugar. En lugar de proceder en una línea recta, piense en el proceso como un círculo que continuamente se está auto alimentando. La planificación de sitios es un proceso de aprendizaje, donde la forma, el programa y el sitio emergen gradualmente.

Previa    Siguiente