La Biodiversidad

La biodiversidad se refiere a la variedad interdependiente de todas las formas de vida, incluyendo las humanas y los hábitats naturales que forman los sistemas interconectados locales, regionales y ecológicos globales. En el centro del concepto está la interdependencia que esta variedad de vida comparte; desde el diminuto nivel del gene, al nivel de las especies, hasta el ecosistema en general.

Biodiversidad significa que ningún animal individual o grupo de animales es visto como un ser con vida independiente de otros seres. Lo que le hacemos a una parte del sistema afecta el sistema entero como un todo. Por lo tanto, el preservar un ambiente saludable significa proteger los sistemas biológicos de las plantas y de la vida silvestre, no solo grupos de especies individuales.

La protección de la biodiversidad es importante porque asegura la salud y seguridad humana. La biodiversidad no solo provee los beneficios directos de la comida, agua limpia, medicina y energía; también le asegura que su ambiente funciona en una manera que apoya la vida. Desde la perspectiva de planificación de sitios, la biodiversidad es necesaria para limitar los efectos negativos causados por la contaminación, para proteger las cuencas hidrográficas y para combatir los efectos de la erosión del suelo, al igual que para proveer una protección contra las fluctuaciones del tiempo y el clima.

A pesar de que Centro América y El Caribe constituyen menos del 1 por ciento de la superficie total de la tierra, un increíble 7 a 8 por ciento de las especies de plantas y animales del globo están localizados a lo largo de sus 1,700-kilómetros de longitud. Desde los áridos desiertos, bosques tropicales, elevados volcanes y rebosantes litorales costeros, Centro América y El Caribe proveen una tremenda biodiversidad de plantas y vida silvestre.

Pero a pesar de lo abundante que es esta diversidad, también es frágil. Conservación Internacional (CI), una organización internacional para la conservación del ambiente, menciona esta región como un "sitio de moda" dándole la importancia de una de las 25 bioregiones más amenazadas del planeta (Figura 2.6.1). Uno de los contribuyentes principales a esta pérdida es la continua expansión de los asentamientos humanos.

2.6.1: Áreas de riesgo ecológico.

2.6.1: Áreas de riesgo ecológico

A menudo, los efectos del desarrollo de asentamientos humanos pueden resultar en la disminución de la biodiversidad mediante la destrucción o la alteración de los componentes físicos o biológicos de los sistemas ecológicos existentes. Aunque el crecimiento no destruya inmediatamente un ecosistema, la construcción de carreteras, cercos o viviendas, puede obstruir o interrumpir los esquemas de la vida silvestre, creando, por lo tanto fragmentación ecológica y desequilibrio que tienen un efecto durante un período de tiempo mayor. A pesar de que el ambiente es capaz de adaptarse a las circunstancias naturales cambiantes, los desarrollos creados por el hombre hacen más difícil la recuperación del ambiente, tomando a menudo décadas para recuperar su equilibrio, en el mejor de los casos.

A pesar de que a menudo pensamos que la protección del ambiente natural es el deber de las organizaciones de conservación, la realidad es que los diseñadores de sitios tienen una responsabilidad igual que una oportunidad real para asegurarse que tales recursos valiosos no se pierdan.

La Escala del Paisaje y la Escala del Sitio

El desarrollo humano tiene un impacto en el medio ambiente y la biodiversidad en dos escalas separadas, pero interactivas: la ancha escala del paisaje, tal como un valle entero y la más focalizada escala del sitio, tal como un desarrollo particular dentro de un valle.

2.6.2: Corredores.

2.6.2: Corredores

La escala del paisaje. Antes de escoger un sitio o de tomar decisiones para un desarrollo en un sitio que ya ha sido escogido, es importante entender el contexto ambiental en la escala del paisaje. En esa escala, el desarrollo humano influencia la distribución, la supervivencia y la persistencia de las poblaciones y comunidades mayores de plantas y vida silvestre. La meta de trabajar con la escala del paisaje es entender y mantener la variedad y la extensión de hábitats valiosos y de preservar oportunidades para el movimiento animal entre esos hábitats. Esto se puede lograr mediante el uso de técnicas que identifican las áreas que tienen un alto valor ambiental para que el desarrollo se pueda dirigir hacia áreas que son menos importantes para la vida silvestre. Un entendimiento crítico del paisaje natural es esencial para este procedimiento.

2.6.3: Pasaderas.

2.6.3: Pasaderas

La creación de un inventario de las especies de vida silvestre y el aplicar un sistema de rango que señalará qué especies recibirán prioridad para la protección y para la inversión en la conservación es un buen primer paso. La prioridad principal debería ser asignada al hábitat para las especies amenazadas o en extinción, especies que son especialmente sensibles a la actividad humana, hábitat que es regionalmente único y áreas que apoyan grandes números de especies nativas. Un mapa, o mapas sobrepuestos, deberían también ser creados para identificar espacialmente estas áreas naturales críticas y como se relacionan dentro del paisaje.

A pesar de que la cantidad de trabajo para tal investigación puede ser considerable, en parte debido a la naturaleza fluida migratoria de las plantas y la vida silvestre, se debería hacer un mayor esfuerzo de ser tan preciso como sea posible. A menudo los ecologistas, las universidades, las organizaciones ambientales y las entidades gubernamentales pueden ser recursos para tales tareas.

Una vez que la identidad y las relaciones de los elementos naturales de un paisaje se han entendido, hay seis principios que deberían ser tomados en consideración en el proceso de planificación del sitio (Tabla 2.6.1).

Al seguir estos principios, usted entenderá mejor las restricciones y las oportunidades del paisaje de su sitio. La buena planificación de un sitio dicta que su selección debería evitar las restricciones y trabajar con las oportunidades que están disponibles. Una vez que los sitios apropiados al nivel del paisaje son identificados para el desarrollo, es importante examinar los sitios en detalles más cercanos.

Tabla 2.6.1. Principios Para el Mantenimiento de la Biodiversidad en la Escala del Paisaje.

Tabla 2.6.1. Principios Para el Mantenimiento de la Biodiversidad en la Escala del Paisaje

La escala del sitio. A la escala del sitio, el desarrollo afecta la salud, la reproducción y la mortalidad de las plantas y animales individuales. Los ejemplos de estos efectos en el nivel del sitio incluyen la vida silvestre siendo forzada a evadir estructuras y carreteras, la vida silvestre siendo cazada por animales domésticos recién introducidos, o conflictos creados por un incremento de contacto humano con la vida silvestre.

Estos efectos se suman a lo que es llamada una zona de disturbios (Figura 2.6.4). Una zona de disturbio es definida como el área alrededor de una casa, una carretera o una urbanización en la cual el valor del hábitat para plantas y vida silvestre es reducido significativamente por la actividad humana y las estructuras.

2.6.4: Una zona de disturbio.

2.6.4: Una zona de disturbio

2.6.5: El concepto del corazón y zona restringida.

2.6.5: El concepto del corazón y zona restringida

A pesar de que los efectos del nivel del sitio causados por un desarrollo son importantes de tomar en consideración en una localidad en particular, debería tener presenta que estos efectos, cuando se unen a desarrollos existentes o futuros, tienen de igual manera un impacto profundo en la escala del paisaje. Cuando los efectos de nivel del sitio y las zonas de disturbio se acumulan en una escala mayor son considerados efectos a nivel del paisaje.

La meta primordial de una buena planificación de sitio es reducir en tamaño una zona de disturbio individual de un desarrollo y exponer las oportunidades para hacer resaltar el hábitat de la vida silvestre. De nuevo, un inventario de las plantas del sitio, la vida silvestre y el hábitat de la vida silvestre debería anotar la importancia de cada artículo inventariado, al igual que un mapa demostrando claramente la relación de espacio de estas características. Este inventario y el mapa deberían de ser comparados muy de cerca con el inventario de la escala del paisaje para asegurarse de que a las prioridades que coinciden se les da la consideración primordial y que la importancia del fenómeno de la escala de sitio no se vaya a pasar por alto.

Una vez que hay un entendimiento de los elementos naturales al nivel del sitio, hay cuatro principios que se aplican para minimizar el tamaño de una zona de disturbio (Figura 2.6.4).

Siguiendo estos ejemplos y esos del nivel del paisaje, es posible minimizar los impactos negativos causados por el desarrollo humano y ayudar en la preservación de un ambiente biológicamente rico y diverso . Eso, a cambio, significa un ambiente más saludable y seguro para cada quien.

Previa    Siguiente