Principios Del Diseño de Sitios

La distribución del espacio dentro de un sitio debe empezar por seguir algunos principios simples si se quiere que la construcción cumpla metas básicas de seguridad, conveniencia y sostenibilidad. Estos principios pueden ser resumidos de la siguiente manera:

3.2.1: Centralize las instalaciones públicas.

3.2.1: Centralize las instalaciones públicas

1. Elimine las áreas en áreas peligrosas. Aunque esto suene como un absoluto, es más que todo un asunto de sentido común. Vea la discusión en la Sección 2 acerca de varias formas de peligros naturales y lo que puede hacer para mitigar sus efectos cuando considere un sitio potencial para la construcción. También es importante tomar nota de todos los peligros tecnológicos que los humanos han introducido dentro del sitio mismo o el área alrededor y minimizar la exposición de los futuros residentes del sitio a esos peligros. Estos incluyen, entre muchas otras posibilidades, el tráfico pesado a lo largo de carreteras principales, líneas férreas (con los peligros asociados de descarrilamiento), de químicos peligrosos, posiblemente relacionados a materiales químicos inflamables, tóxicos y explosivos, facilidades manufactureras o de almacenamiento cercanas, tuberías de gas y aceite, así como líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje.

2. Use los sitios de servicios públicos más accesibles. A veces una carretera principal o una calle arterial pasa a través del sitio que se dirige al lugar de los principales servicios públicos y a las áreas comerciales locales. O bien otros factores generalmente guiarán la elección de las calles principales, las que a cambio deberán volverse locales para cualquier construcción comercial, oficinas gubernamentales, centros comunitarios u otras facilidades (biblioteca, centro de cuidado para niños, etc.) y que deben ser accesibles a todos y estar localizadas a lo largo o cerca de líneas de tránsito. Éstas no siempre son centrales a los sitios, pero de alguna manera deben volverse centrales a las construcciones residenciales que resulten alrededor de ellas, ya que a menudo ayudan a crear una identidad comunitaria distinta.

3. Construya vecindarios. Es muy fácil elegir viviendas sin tomar en consideración cómo las unidades individuales y las parcelas se relacionan entre sí. Las parcelas deben ser diseñadas con la idea de que la gente se quiere conectar entre sí como parte de la vida diaria, en lugar de estar aisladas por obstáculos físicos entre parcelas.

4. Ponga la vivienda a una pequeña distancia para llegar a las instalaciones comunitarias. Esto es especialmente importante para escuelas, las que deben estar probablemente dentro de medio kilómetro a la redonda de donde viven los niños. Pero también es importante mantener los parques y los centros, las clínicas de salud y las limitaciones similares dentro de una distancia para poder llegar caminando, especialmente esas que sirven a los ancianos, que tal vez no tienen ninguna otra forma de transporte.

5. Respete el sistema natural de drenaje. Las viviendas deben ocupar parcelas que estén bien drenadas. El diseño de parcelas debe respetar la topografía natural y minimizar la cantidad de nivelación necesaria para conseguir un buen drenaje. Ver la Sección 2.3 con una explicación y tabla de pendiente apropiada y normas de nivelación para varias características. En las cuatro subsecciones siguientes, Acceso y Circulación, Jerarquía de Usos, Proporción, Densidad, Trazado y Orientación, empezaremos a considerar como estos principios pueden ser incorporados dentro de los elementos necesarios de la planificación del terreno.

Acceso y Circulación

3.2.2: Orientación de viviendas.

3.2.2: Orientación de viviendas

El acceso es simplemente la habilidad de movimiento dentro y a través de un lugar o área. En la planificación del terreno, esto puede tomar muchas formas, dependiendo de quien o que necesita acceso y a donde necesita ir. En los tiempos modernos, los problemas de acceso están más enfocados en el acceso para carros, pero también es importante para transeúntes y vehículos no motorizados. Las sociedades modernas se han preocupado más por la necesidad de acomodar a los ancianos y a los físicamente desvalidos a través de diseños que cumplen con estas necesidades de acceso. Por ejemplo, a través de rampas para sillas de ruedas paralelas a las gradas, a través de ascensores para buses y elevadores en las estaciones de tránsito y otras formas de ayudarles a vencer las barreras físicas. El acceso también incluye otras consideraciones especiales:

  • Buses y otras formas de transporte público
  • Vehículos de emergencia, tales como ambulancias y carros de bomberos
  • Mantenimiento del agua, cloacas y líneas de gas natural
  • Telecomunicaciones, electricidad y formas relacionadas de mantenimiento de infraestructura

Muchas de estas formas de acceso dependen típicamente del sistema vial construido entre y dentro del sitio, líneas telefónicas y alambrado eléctrico, al igual que las tuberías de agua y cloacas, que por lo general siguen el esquema de las calles incluyendo los callejones. Pero los tiempos y la tecnología cambian, los usuarios de teléfonos celulares ahora encuentran acceso a la comunicación a través del aire en lugar que a lo largo de las calles, dependiendo de torres de transmisión a intervalos regulares. Las señales de radio y televisión usan el aire, a pesar de que la recepción todavía depende generalmente de la energía eléctrica, cuyas líneas pueden estar instaladas bajo tierra. Aunque el instalar líneas telefónicas y alambrado eléctrico bajo tierra es hecho muy raras veces en la región ahora, hay razones por las cuales pueda tener sentido en el futuro. Esto incluye la reducción del potencial para conexiones ilegales que significan peligros de electrocución accidental y daños por vientos fuertes de tormentas tropicales. En el futuro, es también concebible que mucha gente tendrá acceso a calefacción y electricidad en el sitio mediante la captura de la luz solar, como hacen algunos ahora. De cualquier manera, es necesario pensar como todas estas formas de acceso se interrelacionarán en un sistema completo de circulación dentro del sitio.

3.2.3: Distancia de caminar a instalaciones públicas.

3.2.3: Distancia de caminar a instalaciones públicas

3.2.4: Diseño con el sistema natural de drenaje.

3.2.4: Diseño con el sistema natural de drenaje

Acceso al sitio. La selección del sitio casi inevitablemente incluye alguna consideración de proximidad a la red vial existente. Aunque el sitio sea altamente urbano y orientado al tránsito público, suburbano y rural, dependiendo del tráfico de autos, lo más seguro es que el acceso a algún tipo de arteria mayor que conduce al sitio o a alguna otra localidad deseada, incluyendo sitios de empleo, distritos comerciales y oficinas de gobierno, ha sido parte de la planificación. Esta arteria por lo general es una supercarretera mayor, pero también puede ser una línea férrea urbana. De una o más de estas arterias, los profesionales técnicos crean o adaptan una o más rutas de acceso en el sitio.

Puede haber restricciones en la selección de rutas de acceso, que pueden incluir características naturales como ríos, hábitat de vida silvestre, montañas u otros elementos del paisaje que obligan a considerar otras rutas menos costosas o menos dañinas al ambiente para acceso primario. Los esquemas de drenaje en el sitio pueden también influenciar tales decisiones porque ellos afectan otras acerca de la infraestructura, como cloacas o manejo de drenaje de aguas lluvias.

También puede haber usos de tierras vecinas que pueden influenciar la selección de rutas de entrada tales como: escuelas aledañas, hospitales, plantas industriales contaminantes o ruidosas, esquinas de calles congestionadas, centros comerciales o vistas escénicas. Estas posibilidades nos darán distintas selecciones relacionadas con el carácter y la identidad que un diseñador desea establecer para el sitio que está siendo diseñado y que la gente pueda querer ver o encontrar al entrar o salir del sitio.

3.2.5: Jerarquía de tipos de calles.

3.2.5: Jerarquía de tipos de calles

Acceso dentro del sitio. El acceso interno nos invita a su propio conjunto de consideraciones. ¿Cómo debería de ser dirigido el movimiento dentro del sitio? El terreno dentro del sitio puede dictar o por lo menos formar parte de esa respuesta, eliminando las nivelaciones sobre pendientes empinadas como senderos de calles indeseadas, o sumando el gasto de un puente costoso donde una ruta alternativa podría ser suficiente. Esas consideraciones tendrán la tendencia de hacerse bastante rápido, y los diseñadores de la red vial tendrán que adaptarse a los elementos de circulación del plan de un sitio para tratar con ellas.

Pero aún sin tales restricciones, muchas selecciones son posibles para las configuraciones de redes viales. Todas estas pueden ser aumentadas con redes peatonales paralelas o auxiliares tales como aceras y caminos para bicicletas, al igual que el uso de callejones entre calles. La alineación de las carreteras y las características especiales, tales como los túmulos de velocidad, pueden ser utilizados para ayudar a controlar la velocidad vehicular y por lo tanto, incrementar la seguridad de los transeúntes. Los tipos más importantes de diseños de carreteras, mostrados en la Figura 3.2.7, incluyen:

Esquemas de cuadrícula. Pueden incluir calles de una vía, calles arteriales o secundarias, etc., pero básicamente caracterizan una red vial de calles lineales que interceptan en ángulos rectos.

Esquemas radiales. En estos, las calles salen de un punto central y pueden incluir una red de carreteras secundarias que se interconectan.

Sistemas sinuosos o curvilíneos. Tales como callejones sin salida y retornos. Los sistemas sinuosos pueden ser diseñados también para seguir los contornos de un paisaje montañoso e irregular para poder minimizar los disturbios de la topografía natural.

Las decisiones de seleccionar estos esquemas dependen en parte de la topografía y en parte del tipo de comunidad que el diseñador está tratando de crear. ¿Cuál es objetivo: Promover la interacción o realzar la privacidad? ¿Para llevar a la gente a un punto central o para facilitar la dispersión rápida? Por ejemplo, un retorno alrededor de una plaza central es un mecanismo efectivo para llamar la atención a esa plaza, pero no necesariamente un mecanismo efectivo para agilizar el tráfico a lo largo de una arteria mayor. Si el tráfico es pesado, un retorno puede impedir el acceso de los transeúntes a la plaza y por lo tanto, aislarla, en lugar de realzar su uso.

Tabla 3.2.1. Conservando los Espacios Abiertos.

Tabla 3.2.1. Conservando los Espacios Abiertos

De la misma manera, un sistema radial, usado con frecuencia en ciudades capitales con el propio capitolio en el centro del sistema, sirve bien para concentrar la atención a ese edificio pero también puede enredar el tráfico en movimientos altamente ineficientes e impone al esquema de la calle numerosas intersecciones problemáticas de ángulo abierto o de ángulo estrecho. Pero si el volumen del tráfico no se espera que sea un problema, un sistema tal puede servir bien a su propósito.

3.2.6: Resumen de temas relacionados con los accesos.

3.2.6: Resumen de temas relacionados con los accesos

3.2.7: Los mayores tipos de diseños de accesos.

3.2.7: Los mayores tipos de diseños de accesos

Por otra parte, los sistemas de cuadrículas son excelentes para facilitar el movimiento no sólo a las localidades centrales, sino a través y por todas las áreas que cubren, lo que ha hecho el sistema comúnmente más usado. Tienen la virtud de ser fáciles de entender para los motoristas y pueden ser diferenciados fácilmente en ambientes urbanos entre carreteras arteriales mayores y más amplias entre las carreteras menores que cubren intervalos regulares con esas arterias. Sin embargo, en áreas donde hay impedimentos topográficos o ambientales numerosos o formados irregularmente, un sistema de rejillas puede ser modificado o abandonado para poder respetar el paisaje natural. Muchos profesionales técnicos y diseñadores adoptan alguna combinación de los esquemas de arriba para lograr un esquema de circulación que sirva para los objetivos de la urbanización.

Evacuación y emergencia. Ciertas consideraciones especiales pueden también dictar algunas selecciones de diseño para acceso entre y dentro del sitio. Por ejemplo, los vehículos de emergencia, tales como los carros de bomberos y las ambulancias, tienen sus propias necesidades que pueden requerir una carretera ancha adecuada para facilitar su acceso a las casas y edificios dentro del sitio. Como regla general, sin embargo, la mayoría de calles de doble vía que tienen callejones sin salida u obstrucciones mayores deben de contar con el acceso necesario. Los callejones sin salida no deberían de ser un problema con tal de que provean un radio de curva adecuado para tales vehículos. La mayoría de las ambulancias no son tan grandes como un pick up y no deberían tener más problemas de acceso que el carro ordinario.

La planificación para accesos de emergencia para tales vehículos también debe de incluir la localización de todas las líneas telefónicas y eléctricas y de las señales viales verticales que no impidan el acceso, Por ejemplo permitiendo la evacuación en el nivel de la calle de cualquier vehículo que pueda necesitar entrar en el área.

3.2.8: Rutas de salida de la emergencia.

3.2.8: Rutas de salida de la emergencia

3.2.9: Espacios públicos y privados.

3.2.9: Espacios públicos y privados

Particularmente después de un gran desastre, cuando los equipos de rescate necesitan localizar y evacuar sobrevivientes con la mayor brevedad posible, el sistema direccional de un sitio necesita una base racional que sea fácil de entender para que la gente encuentre su camino a través del área por primera vez. Esto incluye un protocolo para la nomenclatura de sus calles, siguiendo algunos esquemas que tengan sentido intuitivo, tal como el uso alfabético de nombres de árboles o animales a lo largo de un eje direccional particular. En un ambiente urbano, pueda que ya exista un protocolo mediante una ordenanza local, particularmente para la numeración de las casas, en tal caso la opción más lógica es seguir ese plan tan exacto como sea posible para evitar confusiones.

La evacuación es una cuestión diferente que el acceso, porque por lo general implica la habilidad de sacar muchos o todos los carros y la gente del área en un período de tiempo relativamente corto. Aunque las calles de cuadrícula pueden funcionar razonablemente bien para este propósito, los cuellos de botella pueden resultar, una vez que la gente converja en una arteria mayor (por ejemplo, una supercarretera). La necesidad de evacuación por lo general surge anticipadamente a un desastre, ya sea natural o causado por el hombre. La categoría del desastre causado por el hombre incluirá tales accidentes industriales como los descarrilamientos de trenes, las explosiones o las fugas de gases tóxicos.

Los avisos de huracanes son un ejemplo clásico de un desastre natural que frecuentemente resulta en la necesidad de evacuar las áreas afectadas, particularmente las comunidades costeras. En áreas donde se podría esperar tal emergencia, la red vial debe permitir el movimiento rápido de grandes cantidades de personas a un lugar más seguro. Una manera de hacer esto es la de diseñar el sitio con calles numerosas perpendiculares a la costa (Figura 3.2.2.). El mismo concepto puede ser utilizado en o cerca de zonas propensas a una emergencia provocada por inundación.

Si este problema está formado por la presencia de montañas y pendientes empinadas que fuerzan al tráfico a que sea canalizado mediante arterias o pasadizos un poco estrechos, el plan del sitio deberá considerar qué nivel de densidad puede aguantar la construcción teniendo presente la seguridad pública.

Jerarquía de Usos

Las decisiones más importantes en la planificación del terreno inicialmente no son dónde poner las cosas, sino cuáles características de la planificación del terreno son más importantes. ¿Qué será enfatizado? ¿Estará cada metro cuadrado del terreno dedicado a calles o parcelas? ¿Hay algún deseo de preservar algún espacio público y de ser así, con qué propósito? ¿Habrá una gran entrada al vecindario que lo anuncie y lo defina? ¿Qué tal una plaza central o un parque?

3.2.11: Espacios abiertos pasivos y activos.

3.2.11: Espacios abiertos pasivos y activos

Es útil en este punto considerar la simbiosis entre varias formas alternas de ver el uso del espacio entre los sitios escogidos. El caso es saber cuáles áreas se apegan mejor a estos propósitos competitivos. Algunos conceptos centrales en cuanto a esto incluyen:

  • Áreas públicas versus áreas privadas
  • Áreas de acceso versus áreas restringidas
  • Áreas de uso activo versus áreas de uso pasivo
  • Espacio libre versus el ambiente construido
  • Acceso vehicular versus acceso de transeúntes y bicicletas

Público versus privado. En muchas comunidades españolas coloniales, la plaza central proveyó al menos los principios de un inicio de organización de una urbanización. En las épocas medievales en Europa, las catedrales servían a menudo como piezas centrales para las comunidades. Ambos son ejemplos de áreas públicas alrededor de las cuales las áreas de una comunidad privada o residencial son organizadas. Lo que es menos importante que el diseño o el uso de estas características específicas es la claridad dentro del plan concerniente en cuanto a cuales serán los principios de organización. Ellos sirven para orientar a la gente en cuanto al sentido del espacio y proporcionan puntos de referencia visuales que guían a la gente y les formulan imágenes mentales del sitio.

3.2.12: Clases de espacio abierto.

3.2.12: Clases de espacio abierto

Un sitio no es una ciudad, aunque a su alrededor pueda crecer una ciudad. Puede volverse una vecindad, o extender una que ya existe. La jerarquía de usos debe tomar nota de las influencias que los rodean, mencionadas anteriormente en la discusión de la selección de un sitio, porque los usos de esos vecindarios pueden ejercer alguna influencia en el diseño del sitio que está esperando ser desarrollado. Mucho depende del contexto, pero cada sitio necesitará continuidad interna y jerarquía. Por ejemplo, un parque central puede servir para orientar las calles y los manzanas residenciales a sus alrededores, ayudando a guiar en las decisiones acerca de la anchura y los propósitos de las calles que llevan hacia afuera. Si hay un centro comunitario que se vuelve un punto de enfoque para las actividades sociales de los residentes, el diseñador y los profesionales técnicos pueda que quieran orientar los lotes y la vivienda que contienen hacia esa facilidad.

En un sitio lo suficientemente grande, una serie de espacios públicos auxiliares, pueden también servir para aumentar el propósito del parque central como un lugar de reunión pública. El plan del sitio puede enfatizar también esta función social mediante la incorporación de una serie de veredas entre las cuadras, que sirvan para caminar y para la circulación de bicicletas, además que sirvan para orientar a la gente hacia el espacio central por otros medios aparte de los automóviles. La relación de estos pasillos a las calles pavimentadas también tenderá que indicar lo que es importante en la comunidad y juntos, formar una red o sistema de circulación.

Acceso y restricción. La necesidad de un sistema de circulación efectiva dentro del sitio que provee acceso a esas áreas y instalaciones públicas públicas a las que la gente necesita llegar (ya discutido.) Al mismo tiempo, puede haber otras áreas que no sean tan accesibles, o quizás no directamente accesibles para nada. El acceso al espacio libre (ver la discusión de abajo en Figura 3.2.3) no es siempre deseable. Algunos espacios es mejor dejarlos, bien sea con el propósito de preservar el hábitat de la vida silvestre o minimizar la degradación del ambiente por el uso excesivo. Donde no se desea acceso, no se debe de proveer; donde debería restringirse para tráfico a pie, tal vez un simple camino de grava o madera sea suficiente para permitir a que la gente goce su naturaleza sin disturbarlo necesariamente. En el caso de canales, el acceso puede que no sea limitado a botes no motorizados.

3.2.13: Accesos de vehículos y peatones.

3.2.13: Accesos de vehículos y peatones

Usos activos y pasivos. Este acercamiento ilustra otra forma de diferenciación esa entre los usos activos y pasivos de la tierra. Note pues, es posible que los usos pasivos y el espacio libre pueda que no sean la misma cosa, ya que muchos parques son usados con bastante frecuencia para actividades planificadas como deportes o entretenimiento exterior. La distinción tiene que ver con el nivel de la actividad social y humana diseñada para un área en particular y no se refiere a la cuestión de la propiedad pública versus privada. Las restricciones en los usos activos, en realidad, puede tomar formas públicas o privadas que se comentan más abajo.

Las áreas menos desarrolladas o subdesarrolladas, tales como las que llevan a las montañas de los alrededores o áreas a lo largo de un río designadas como refugios para la vida silvestre, con frecuencia proveen excelentes oportunidades para usos pasivos. La concentración planeada para la forma de actividad contra áreas más calmadas, sin embargo, puede proveer un principio de organización para que una comunidad cumpla con todas sus diversas necesidades.

El espacio libre y el ambiente construido. Parte de lo que hace a los parques y a los espacios libres tan atractivos es el mero hecho de que sirven para romper la monotonía potencial de un ambiente extensivamente construido, sin importar que tan lindos sean los edificios. La gente en algún punto quiere árboles, grama y espacio recreacional, pueden usar el espacio libre para relajarse, gozar de un día de campo y gozar de la naturaleza o para reunirse para conciertos, festivales y eventos deportivos. El espacio libre también puede proveer puntos de referencia que ayudan a orientar a la gente dentro de su comunidad, como monumentos, fuentes y aún los miradores pueden hacerlo. El espacio libre puede servir como un principio de organización en gran escala, el parque central para una sección entera de una ciudad o un sitio grande, en una escala menor, proveyendo una vía de escape para un vecindario único o muchas cuadras dentro de un asentamiento nuevo.

Pero no todo el espacio libre sirve sólo para propósitos recreacionales humanos, ya sean activos o pasivos. Si el área en cuestión sirve para propósitos ecológicos valiosos, puede ser preservada como un espacio libre pasivo para poder permitir que la vida silvestre se críe y que proteja la biodiversidad del área. Si ésta incluye peligros naturales, hay que preservarla como un espacio libre, volviéndose más un asunto de seguridad. Y en algunos casos, puede ser simplemente un paisaje que valga la pena protegerlo debido a su belleza escénica.

Acceso vehicular y de transeúntes. Las calles para vehículos motorizados, tales como carros, buses y camiones, no proveen la única manera de movimiento entre o dentro del sitio. Aun en sitios diseñados para gente que puede tener coches, todavía tiene sentido el proveer lugares seguros para que la gente camine o vaya en bicicleta a sus destinos, por razones relacionadas tanto a la "salud" del ambiente como a estar en forma física. Donde no toda la gente puede tener coches, tal acceso es esencial. El establecimiento de caminos y veredas para bicicletas y transeúntes no sólo paralelos a la red vial, sino que también usando áreas verdes a la orilla de los ríos y de los corredores de arroyos, permite alternativas en las formas en que la gente, incluyendo los niños, se puedan circular.

Proporción y Densidad

Antes y después de que el sitio haya sido seleccionado, el buen diseño conlleva las consideraciones de escala, proporción y densidad que tiene que ver con la relación matemática y un sentido intuitivo de que formas, cantidades y tamaños de estructuras caben dentro de un paisaje natural particular y con cada uno.

3.2.14: Niveles de densidad.

3.2.15: Clases de viviendas.

3.2.15: Clases de viviendas

En un área donde la vivienda existente es de escala modesta y se acopla armoniosamente dentro del paisaje que la rodea, por ejemplo, es molesto introducir un rascacielos de apartamentos sin protección y sin transiciones en la escala de los edificios entre ellos. La escala es un asunto de relacionar el tamaño de las estructuras al tamaño de otros objetos. La proporción es la relación interna entre esas estructuras dentro de un área construida.

Demasiada construcción en un sitio reducido produce un sentido de abarrotamiento. Una de las razones por las que la gente prefiere el sentimiento de una "aldea" en sus vecindarios, es porque ellos instintivamente desean vecindades que les den un sentimiento de escala humana, que por lo general, en las construccion de viviendas, edificios de no más de dos o tres pisos. En el centro de áreas urbanas mayores, claro, los rascacielos de apartamentos y los edificios de oficinas son comunes. Pero aun en esos esquemas, la escala humana depende del nivel de la calle del edificio siendo visualmente abierto y accesible a través de ventanas y puertas en lugar de paredes en blanco.

Al considerar de nuevo lo que significa seguir nuestro tercer principio, "Construir vecindarios," es esencial considerar de las implicaciones de tipos específicos de edificios y como se relacionan entre ellos. Los diseñadores experimentados y los profesionales técnicos pueden desarrollar un sentimiento intuitivo por alguna mezcla de continuidad y diversidad en una secuencia de edificios dentro de un área. Ninguna variación produce monotonía; demasiada variación, especialmente en la altura o el tamaño de un edificio, invita a un sentido de caos. Lo que se necesita está en algún punto medio: un sentido de armonía, de alguna manera en la medida en que la naturaleza la provee, a través de transiciones atractivas. La naturaleza casi nunca produce monocultura, pero tampoco produce un tan solo cedro entre arbustos. De igual manera, la gente encuentra algo distintivamente molesto en donde una mansión única de cuatro pisos emerge entre un bloque completo de bungalows de un solo piso. En un vecindario de pórticos que invitan a reuniones vecindarias, puede ser también molesto encontrar una casa grande solitaria que provee un frente en blanco a la calle.

De igual manera, es importante considerar como los edificios no residenciales se relacionan con la vivienda en un vecindario. Los edificios comerciales grandes, para el caso, muy rara vez se acoplan bien dentro de un área residencial, mientras que un vecindario con detalles de menor escala, especialmente si es consistente arquitectónicamente con los estilos de casas, puede acoplarse muy bien. Las oficinas de mayor detalle generalmente se acoplarán mejor dentro de un distrito planeado para tal construcción, preferiblemente a lo largo de una calle arterial.

Hacer edificios con escalas en relación a características exteriores también depende de la escala de esas mismas características. Para el caso, a lo largo de un lago pequeño, los edificios grandes parecen inherentemente fuera de carácter, sin embargo, podrá parecer perfectamente aceptable a lo largo de la orilla de un lago mucho más grande o al pie de una montaña alta. El mismo principio de proporción se aplica a las relaciones entre edificios y plazas públicas, parques cercanos y bosques.

Trazado y Orientación

El último elemento que debe ser considerado al nivel de la planificación del terreno, antes de concentrarse en los detalles de diseños de parcelas individuales, es el trazado y la orientación. ¿Cuál será el esquema total del sitio? En este punto, podemos reintroducir la relevancia de nuestra jerarquía de usos (Sección 3.2.2) para mantener en mente como nuestro trazado completo y la orientación se relacionarán con asuntos tales como la habilidad de los residentes de caminar a instalaciones públicas esenciales como escuelas y parques, para unir con rutas de transporte público y para considerar las restricciones impuestas por los peligros naturales y la topografía.

3.2.16: Escala y proporciones.

3.2.16: Escala y proporciones

El ejercicio en la Sección 4 abajo tratará acerca de las funcionalidades de desarrollar un trazado total efectivo para el sitio, ayudará a concebir el diseño total de un sitio en términos de un esquema, o a un esquema de esquemas, en los cuales el desarrollo residencial está puntualizado en intervalos periódicos por escuelas, parques y otros servicios de la vecindad incluyendo pequeñas pulperías, clínicas de salud y centros de cuidado para niños. Que instalaciones son necesarias, cuantas y de que tamaño son, dependerá del tipo de comunidad que nosotros visualicemos para el sitio. La planificación de más vivienda para los ancianos probablemente significará menos escuelas, pero más facilidades de salud, tales como farmacias, clínicas dentales y médicas. Los intervalos deben ser determinados, tanto por la población necesitada para apoyar cada tipo de instalación al igual que la meta de hacerlas más accesibles, preferiblemente caminando. Una consecuencia mayor de estos principios es que las distancias de caminar hacia varias instalaciones públicas y amenidades están muy influenciadas por la densidad de la construcción para el cual estamos planificando.

Esto, a cambio, tiene serias implicaciones para nuestra opción de esquemas de calles. Como regla general, la gente encuentra más fácil desarrollar una imagen mental del paisaje dentro de un sistema de rejillas, en parte porque es más fácil de recordar, especialmente si aparecen puntos de referencia importantes a intervalos razonables. Estos puntos de referencia no necesitan ser complicados, pueden ser patios para juegos, tiendas de esquina, iglesias, aún restaurantes y tabernas del vecindario, cualquier cosa que rompa la monotonía de manera útil.

La ventaja de un sistema de cuadriculas resulta en gran parte de la línea clara de visión que permite a medida que uno se mueve a lo largo de la calle. También es un poco más fácil establecer una jerarquía de calles arteriales y colectoras a intervalos consistentes dentro de un sistema de cuadriculas. Las calles radiales también proveen una línea directa de visión al final de la calle, pero crean un esquema más complejo de intersecciones que requieren más y mejores puntos de referencia para la orientación. Las calles curvilíneas típicamente presentan los problemas más grandes para la geografía mental de las personas, pero si son introducidas con relación a /o por características naturales tales como lagunas, bosques o cerros, estas pueden convertirse en puntos de referencia excelentes para ayudar a orientar a conductores y peatones dentro del sitio. Los esquemas de calles sinuosas a menudo son necesarios para respetar estos elementos ambientales agradables en un sitio. Pero todas las opciones de esquemas de calles producen sus propias implicaciones para el diseño de parcelas, a lo que iremos próximamente.

Previa    Siguiente